GOLPE DE CALOR EN ANIMALES

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
¿Qué puede provocar un golpe de calor en nuestras mascotas?

Suele darse en épocas de mucho calor, como es el verano, y especialmente cuando hay un alto grado de humedad.

A pesar de la temperatura hay algunos espacios reducidos y/o mal ventilados como podría ser el coche que propician la aparición del golpe de calor.

Al igual que realizar un ejercicio físico cuando la temperatura externa es demasiado alta.

 

¿Quiénes se ven más afectados?

Cualquier mascota puede verse afectada por este proceso por lo que no debemos descuidar a ninguna (perro, gato, conejo, cobaya, pájaro, etc)

No obstante los cachorros y los geriátricos son más propensos. Al igual que los de capa negra ya que absorben más el calor.

Los perros de razas braquicéfalas (Bulldog Francés, Bulldog Inglés, Carlino, Boxer, Cavalier, etc) y los gatos de razas como el Persa se ven más afectados.

 

¿Cómo puedo saber que mi animal está sufriendo un golpe de calor?
  • La respiración se vuelve más superficial y rápida (un jadeo más exagerado).

  • Su ritmos cardíaco aumenta

  • Las encías y mucosas se vuelven azuladas

  • No atienden a estímulos externos (llamadas, ruidos fuertes, etc)

  • Pueden tener temblores e incluso vómitos

  • Están muy nerviosos y no paran de moverse al inicio, posteriormente se quedan sin ganas de moverse.

  • Tienen la temperatura corporal elevada (podemos medirla vía rectal y es cuando sobrepasa los 40ºC)

¿Qué es?

Un excesivo aumento de la temperatura corporal que puede provocar la muerte.

 

¿Por qué se produce?

Se produce porque los mecanismos fisiológicos de disipación del calor (jadeo, vasodilatación, posicionando zonas con poco pelo en sitios frescos, etc.) son insuficientes para mantener estable la temperatura.

En estos casos la transferencia de calor ambiental hacia el animal supera su capacidad para eliminar el exceso absorbido resultando en una elevación rápida y progresiva de la temperatura corporal que puede producir la muerte en menos de 1h.

¿Cómo puedo tratarlo?

El golpe de calor debe ser tratado de inmediato ante la más mínima sospecha. Debemos acudir sin demora al veterinario.

 

No obstante cuando la situación es tan grave que debemos hacer algo en el momento, mientras lo trasladamos a la clínica os dejamos una pautas a seguir que pueden ayudar a mantenerlo con vida hasta llegar al veterinario:

  • Trasladar el animal a un sitio fresco y aplicar frío en zonas de alta regulación térmica (axilas, vientre, ingles). Para ello podemos utilizar placas congeladas para aplicar en esas zonas al igual que compresas frías o alfombras térmicas.

  • Podemos mojar a nuestro animal pero teniendo en cuenta que el agua no debe estar muy fría. Para ello podemos ponerle debajo de un chorro de agua o bien pulverizarle con un spray.

Debemos tener en cuenta que la temperatura corporal no debe bajar demasiado rápido, ya que al igual que es malo que suba en poco tiempo también lo es su bajada, por lo que debe ser progresiva. Se trata de estabilizarle hasta trasladarle al veterinario.

Lo que NUNCA debemos hacer es:

  • Cubrir al animal o envolverlo en toallas mojadas ya que entonces el calor no podrá evaporarse hacia arriba y se quedará en la toalla.

  • Utilizar agua helada ya que podemos provocar serios daños.

  • Darle de beber obligándole, debido a que en muchas ocasiones no son capaces de tragar por sí mismos.

  • Pensar que nuestro animal se ha recuperado y no llevarle al veterinario.

 

¿Cómo podemos prevenirlo?
  • Mantener a nuestros animales correctamente hidratados durante los períodos calurosos.

  • No dejar al animal encerrado en el coche, ni siquiera 5 minutos ya que la temperatura puede aumentar en 0,7ºC al minuto y aunque creamos que la temperatura exterior no es elevada o está a la sombra dentro del vehículo no hay ventilación suficiente para evitar el golpe de calor.

  • No sacar a pasear al perro en horas de mucho calor.

  • No realizar un ejercicio excesivo con ellos.

  • Si el animal está en el jardín, asegurarse de que disponga de sombra siempre accesible.

 

Y ante todo tener sentido común y pensar que al igual que nosotros sufren mucho de las altas temperaturas.

Urgencias 24 h.
609 879 958